MANIFIESTO POR LA REGENERACIÓN ÉTICA DE LA PROVINCIA DE CASTELLÓN

Avui a la plaça de les Aules, davant l’Ajuntament dels Ajuntaments que és la Diputació de Castelló, el nostre secretari general provincial i portaveu a la mateixa, Francesc Colomer, junt a diversos companys i companyes ha llegit el Manifest per la regeneració de la política.

Us deixo el Manifest.

MANIFIESTO POR LA REGENERACIÓN ÉTICA DE LA PROVINCIA DE CASTELLÓN

Castellón es una tierra de ciudadanos honrados que aspiran a que sus políticos también lo sean. La provincia de Castellón no merece permanecer más tiempo vinculada a los casos de corrupción que lastiman su imagen y buen nombre.

La Fiscalía Especial contra la Corrupción y la Criminalidad Organizada ha presentado la petición de 15 años de cárcel para Carlos Fabra Carreras, presidente de la Diputación Provincial de Castellón y presidente provincial del Partido Popular. Le acusa formalmente de los delitos más graves que pueden afectar a un responsable público: Delito continuado de tráfico de influencias, delito continuado de cohecho (soborno) y nueve delitos contra la hacienda pública (fraude fiscal).

La permanencia del acusado en sus cargos públicos y, más allá, el desprecio sistemático a dar explicaciones sobre el origen de sus ingresos millonarios y las causas de los mismos, constituye un desafío inaceptable a los principios morales que sustentan la convivencia democrática.

La Diputación de Castellón vive una situación de indignidad política sin precedentes. Una situación que ha deteriorado enormemente la imagen de los auténticos valores de esta provincia.

La actitud cómplice y encubridora del resto de dirigentes del partido popular de Castellón marca y determina el nivel generalizado de decadencia e incapacidad para superar la corrupción y afrontar los innumerables desafíos de futuro que se le presentan a la sociedad castellonense.

Todo el entorno político del acusado, desde Alberto Fabra, Javier Moliner y Marisol Linares, hasta Francisco Martínez, Luis Tena y Rubén Ibáñez, pasando por Miguel Ángel Mulet, Ramón Tomás Céspedes, Vicente Aparisi y Juan José Ortiz, entre otros, es responsable de la situación de descrédito y desgarro moral que vive la provincia. La ciudadanía de Castellón y los propios votantes del PP no merecen a unos dirigentes que callan y consienten las prácticas indecentes que hemos sufrido como sociedad y como provincia. Con su apoyo a Fabra, no están ayudando a un amigo; no están animando a un compañero de partido ni están consolando a un acusado. Con su apoyo están avalando, potenciando y perpetuando una forma de hacer política basada en el amiguismo, y en el abuso de los cargos públicos para beneficio propio. Una forma de hacer política que ha llevado a la provincia de Castelló a la delicada situación económica en que se encuentra. Una forma de hacer política que ha ido debilitando a la provincia de Castelló durante estos últimos 15 años y que ya no debemos tolerar. Un precio demasiado alto que la provincia de Castelló no puede permitirse, y estamos aquí para combatirlo.

Afrontamos esperanzados el reto de pasar página a quince años de un modelo político, institucional y económico agotado. Es hora de cerrar un tiempo marcado por las prácticas autoritarias, los excesos y el abuso de poder en defensa del interés particular y la codicia sin límites.

Un tiempo en el que algunos han confundido el ejercicio de la política con una oportunidad perversa para enriquecerse ilícitamente. Un tiempo, efectivamente, demasiado largo de desgobierno y de ausencia de un proyecto provincial basado en el interés general.

El acusado Fabra tan sólo es el exponente principal de todo un sistema provincial orquestado para aferrarse al poder sin frenos éticos.

Un sistema que ha frustrado todas y cada una de las reivindicaciones históricas de una provincia que puede mucho más que lo vivido en los últimos 15 años. El ejercicio inmoral del poder ha lastrado todas las posibilidades de progreso que anidan en nuestra provincia. Castellón encabeza el desempleo en España y la crisis ha evidenciado todas las debilidades del modelo de crecimiento económico que el acusado Fabra ha liderado durante tantos años.

La permanencia en el cargo del presidente de la Diputación y de sus cómplices resulta incompatible con toda esperanza de prosperidad colectiva y de atracción de inversiones productivas que generen futuro. La corrupción ahuyenta el progreso y toda posibilidad de transformarnos en una economía moderna y competitiva en un mundo global que nos exigirá cada vez más como provincia.

En estos momentos excepcionales para la vida política de Castellón, los socialistas queremos transmitir un mensaje de  confianza y de seguridad en el futuro.  Junto con la ciudadanía de Castellón afrontaremos con éxito el reto de superar la corrupción y abrir un tiempo nuevo.

No nos resignamos. Hoy más que nunca mostramos nuestra profunda determinación para cambiar las cosas. Interpretamos con claridad un sentimiento social mayoritario de regeneración de la vida pública. Asumimos la responsabilidad de liderar junto a la ciudadanía un proceso de cambio profundo que priorice la creación de empleo, la cohesión social y territorial, la transparencia y la honestidad como principios insobornables en una democracia avanzada.

Hoy los socialistas de Castellón damos la cara en defensa de la honradez de la política y proclamamos nuestra convicción de que otra provincia es posible.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s